Tag Archives: Un mochuelo en cada olivo

Descanso de dos semanas

24 Nov

Buenas noches.

Corta entrada para recordaros que nos tomamos dos semanas de descanso a partir de mañana hasta el día 10 de diciembre. El reparto de cestas del miércoles 11 de diciembre se efectuará, pero no podremos publicar el contenido de las cajas con antelación, por lo que será una sorpresa para todos.

Os dejamos con dos fotos, una de las “calabazas monstruo” recién cortadas y amontonadas (variedad de un agricultor de la zona), que algunos habéis probado en las últimas cestas, y de Iván de Brinzal, que vino hace unas semanas a instalar los postes para mochuelos y darnos las etiquetas del proyecto “Un mochuelo en cada olivo”. ¡Gracias Iván!

Anuncios

Nuevos habitantes en la huerta

28 Oct

Hace tiempo que no escribimos novedades de la huerta, pero, con la llegada del otoño y la respectiva disminución de horas de luz, intentaremos manteneros al corriente de los vaivenes del proyecto y añadir recetas con los productos típicos de las estaciones más frías del año.

La entrada de hoy nos presenta a los nuevos habitantes del huerto: unos que llegan por su propio pie, otros que introducimos para mejorar el equilibrio de la finca, y otros que deberían llegar pronto gracias a determinadas actuaciones sobre el entorno.

Los que llegan por su propio pie: hace dos semanas vimos esta espectacular oruga en una planta aromática del huerto, la ruda, y más adelante en los hinojos. Además de ser llamativa en tamaño y colores, cuando se la asusta, saca dos antenas rojas que le ayuda a ahuyentar a su depredador gracias al olor desagradable que desprenden. Quisimos averiguar de qué especie se trataba para ver si se podía convertir en una plaga y, ¡sorpresa!, se trata de la larva de la mariposa Macaón, especie catalogada como de interés especial, amenazada por la pérdida de su hábitat natural. Necesita ruda y/o hinojo para desarrollar su ciclo vital ya que la oruga se alimenta de aquellas plantas. ¡Por suerte tenemos las dos en la huerta!

Los que introducimos: el año pasado, dos gatos salvajes merodeaban por el huerto, cazando topillos y ayudándonos por tanto a controlar la población de esa posible plaga. Por desgracia falleceron, por lo que decidimos adoptar dos gatos machos de una misma camada, a los que llamamos Chiri y Trasto. Llevamos unas tres semanas con ellos, de las cuales una en el huerto, donde parecen adaptarse sin dificultad. Se pasan el día jugando, y esperemos que de mayores se queden viviendo en la finca y sean buenos cazadores.

Los que vendrán: la semana pasada recibimos la visita de un trabajador de Brinzal, asociación que vela por la conservación y recuperación de rapaces nocturnas, para ver si nuestra finca podía participar en el proyecto “Un Mochuelo en cada Olivo”, y parece ser que sí. Volverá en las siguientes semanas para instalar unos cuantos posaderos para que los mochuelos tengan un lugar desde donde cazar. Con el tiempo veremos los resultados. No os comentamos mucho más sobre este punto porque haremos una entrada específica sobre el tema después de las actuaciones de Brinzal (con fotos y detalles), cuando tengamos la etiqueta.

Ya está por hoy. Feliz semana.